Mitzvá velev
Rabino Elimélej Bar Shaúl

El hombre nace dos veces
Una – a pesar de él, la otra – por su voluntad.
Una – por otros, la otra – por sí mismo.
La primera – con dolores de parto,
la segunda – bendita por los dolores de la creación.
La primera es un nacimiento corporal,
la segunda es un nacimiento espiritual.
En la primera salió al mundo,
En la segunda tomó conciencia de su ser.
 
Celebración de un nacimiento
En esta ceremonia celebramos el nacimiento de un nuevo miembro de la familia -niña o niño- y se lo recibe dándole la bienvenida.

La ceremonia se diseña junto con los padres y se compone de canciones de bienvenida, fragmentos alusivos de la literatura judía y universal, y los padres están invitados a firmar un acuerdo metafórico con el bebé en el que se comprometen en criarlo y educarlo en un marco de respeto y libertad, en el espíritu de la cultura judía.

Así fue la ceremonia que realizaron los padres de Adam Blank. Leímos y cantamos fragmentos de la literatura clásica y de la literatura moderna judía, de la literatura universal, los padres y los abuelos le dieron la bienvenida y los primeros consejos de vida, y todos juntos lo bendecimos.
Una canción de la cantante israelí Java Alberstein
dando la bienvenida a un recién nacido